¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de salud mental que afecta a personas de todas las edades y estratos sociales. Ocurre cuando una persona queda atrapada en un ciclo de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos intrusivos, imágenes o deseos no deseados que desencadenan sentimientos intensamente angustiantes. Las compulsiones son comportamientos que el individuo realiza para tratar de eliminar las obsesiones o para disminuir su angustia.

La mayoría de las personas tienen pensamientos obsesivos y/o comportamientos compulsivos en algún momento de sus vidas, pero eso no significa que todos tengamos “algo de TOC”. Para poder hacer un diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo, el ciclo de obsesiones y compulsiones debe ser tan extremo que consuma gran parte del tiempo y obstaculice las actividades importantes que la persona valora.

No debe confundirse “estar obsesionado” u “obsesionarse” en el buen sentido de la palabra con TOC. Una persona puede estar obsesionada, por ejemplo, con una canción que escucha en la radio, sin que esto le implique problemas en su vida cotidiana (incluso podría causarle placer) y aún puede encontrarse con un amigo para cenar, acostarse a dormir de manera oportuna, llegar al trabajo a tiempo, etc., a pesar de esta obsesión.

¿Qué son exactamente las obsesiones y compulsiones?

Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos que ocurren una y otra vez, y que la persona sienten fuera de su control. Los individuos con TOC no quieren tener estos pensamientos y los encuentran perturbadores. En la mayoría de los casos, las personas con TOC se dan cuenta de que estos pensamientos no tienen ningún sentido. Las obsesiones suelen ir acompañadas de sentimientos intensos e incómodos, como el miedo, el asco, la duda o la sensación de que las cosas deben hacerse de una manera “correcta”.

En el contexto del TOC, las obsesiones requieren mucho tiempo y obstaculizan las actividades importantes que la persona valora. Es importante tener en cuenta esto último, ya que, en parte, determina si alguien tiene TOC o un trastorno psicológico distinto.

Incluso si el componente de la “obsesión” es más grave, por ejemplo, todos podríamos pensar de vez en cuando en enfermarnos, preocuparnos por la seguridad de un ser querido o preguntarnos si un error que cometimos podría ser catastrófico en algunos casos. Eso no significa que estas obsesiones sean necesariamente síntomas de TOC. Si bien estos pensamientos se parecen a lo que veríamos en el TOC, alguien sin TOC puede tener estos pensamientos, preocuparse momentáneamente y luego seguir adelante. De hecho, la investigación ha demostrado que la mayoría de las personas tienen “pensamientos intrusivos” no deseados de vez en cuando, pero en el contexto del TOC, estos pensamientos intrusivos se presentan con tal frecuencia que desencadenan una ansiedad extrema que se interpone en el funcionamiento del día a día de la persona.

Obsesiones comunes en el TOC

Contaminación

  • Fluidos corporales (ejemplos: orina, heces)
  • Gérmenes / enfermedad (ejemplos: herpes, VIH, COVID-19)
  • Contaminantes ambientales (ejemplos: asbesto, radiación)
  • Productos químicos domésticos (ejemplos: limpiadores, solventes)
  • Suciedad

Perder el control

  • Miedo a actuar por impulso a dañarse a sí mismo.
  • Miedo a actuar por impulso de dañar a otros.
  • Miedo de imaginar imágenes violentas u horrendas
  • Miedo de decir obscenidades o insultos
  • Miedo a robar cosas

Dañar

  • Miedo a ser responsable de que ocurra algo grave (ejemplos: incendio, robo)
  • Temor de dañar a otros por no ser lo suficientemente cuidadoso (ejemplo: dejar caer algo en el suelo que podría hacer que alguien se resbale y se lastime)

Perfeccionismo

  • Preocupación por la uniformidad o exactitud
  • Preocupación por la necesidad de saber o recordar
  • Miedo a perder u olvidar información importante al tirar algo
  • Incapacidad para decidir si conservar o tirar cosas
  • Miedo a perder cosas

Pensamientos sexuales no deseados

  • Imágenes o pensamientos sexuales prohibidos o perversos
  • Impulsos sexuales prohibidos o perversos sobre los demás
  • Obsesiones sobre el comportamiento sexual agresivo hacia los demás

Obsesiones religiosas (escrupulosidad)

  • Preocupación por ofender a Dios o preocupación por la blasfemia
  • Excesiva preocupación por lo correcto/incorrecto o moral

Otras obsesiones

  • Preocupación de dañarse físicamente o contraer una enfermedad (no necesariamente por contaminación, por ejemplo, cáncer)
  • Ideas supersticiosas sobre números afortunados/desafortunados o ciertos colores

Las compulsiones son el segundo componente del trastorno obsesivo compulsivo. Estos son comportamientos o pensamientos repetitivos que una persona usa con la intención de neutralizar, contrarrestar o hacer desaparecer sus obsesiones. Las personas con TOC se dan cuenta de que esto es solo una solución temporal, pero sin una mejor manera de hacerle frente, confían en la compulsión como un escape. Las compulsiones también pueden incluir evitar situaciones que desencadenan obsesiones. Las compulsiones ocupan mucho tiempo e interfieren en la realización de las actividades importantes que valora la persona.

 

Compulsiones comunes en el TOC

Lavado y limpieza

  • Lavarse las manos en exceso o de cierta manera
  • Rutinas excesivas de higiene personal: ducharse, bañarse, cepillarse los dientes, arreglarse o ir al baño
  • Limpieza excesiva de artículos para el hogar u otros objetos
  • Hacer otras cosas para prevenir o eliminar el contacto con contaminantes.

Comprobación

  • Verificar que no dañó/dañará a otros
  • Comprobar que no se hizo daño
  • Comprobar que no pasó nada terrible
  • Comprobar que no cometió un error
  • Verificar algunas partes de su condición física o cuerpo

Repetición

  • Releer o reescribir
  • Repetir actividades de rutina (ejemplos: entrar o salir de las puertas, levantarse o bajar de las sillas)
  • Repetición de movimientos corporales (ejemplo: tocar, golpear, parpadear)
  • Repetir actividades en “múltiplos” (ejemplos: hacer una tarea tres veces porque tres es un número “bueno”, “correcto”, “seguro”)

Compulsiones mentales

  • Revisión mental de eventos para evitar daños (a los demás, para evitar consecuencias terribles)
  • Orar para evitar daños (a los demás, para evitar terribles consecuencias)
  • Contar mientras se realiza una tarea para terminar en un número “bueno”, “correcto” o “seguro”
  • “Cancelar” o “Deshacer” (ejemplo: reemplazar una palabra “mala” por una palabra “buena” para anularla)

Otras compulsiones

  • Poner las cosas en orden u organizar las cosas hasta que “se sienta bien”
    Decir, preguntar o confesar hasta obtener tranquilidad
    Evitar situaciones que puedan desencadenar obsesiones.

Como hemos mencionado anteriormente, muchas personas pueden tener características relacionadas a obsesiones o compulsiones. Se define que es un trastorno cuando estas obsesiones o compulsiones consumen mucho tiempo del día de la persona por lo que no puede realizar otras actividades o cuando causan tanta angustia que la persona está sufriendo. En estos casos sugerimos consultar con un psiquiatra.

Otros artículos que pueden interesarle

0 0 votos
Article Rating
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor comenta.x
()
x
Share This